Fantasía venezolana: Ronald Delgado y algunos cuentos

1
925

cielo_sin_sol_portada - RDFICHA TÉCNICA
La tierra del cielo sin sol / epub mobi pdf online
Ronald Delgado
Licencia Creative Commons: Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported
84 páginas
Año de publicación: 2012
ISBN: N/D

Ronald Delgado es un joven escritor venezolano de ciencia ficción, que cuenta con cuatro libros en su haber, dos de ellos de cuentos de ciencia ficción, una novela de ciencia ficción conformada por varios cuentos interrelacionados y uno de cuentos de fantasía.

“La tierra del cielo sin sol” es un experimento doble. Como buen científico (Delgado es físico), gusta de probar nuevas opciones para contrastar la evidencia contra lo esperado. Por una parte, en este libro ha intentado experimentar con la fantasía, género que no suele desarrollar por ser gran fanático de la ciencia ficción. Por la otra, es un libro autoeditado, distribuido bajo Licencia Creative Commons en formato digital. Él mismo, en la introducción del libro, lo manifiesta:

rdelgadoperfil

“Este libro es un experimento. Lo creo así por dos razones: en primer lugar, el lector encontrará en estas páginas una selección de relatos que (quizá con la excepción de Primer contacto), son sin lugar a dudas historias de fantasía. El asunto está en que me considero, sobre todas las cosas, un escritor de ciencia ficción. De modo que los cuentos que componen este libro representan mi propia perspectiva y acercamiento al género fantástico. Y es que, después de todo, siempre ha existido una relación histórica y conceptual entre la ciencia ficción y la fantasía. Bastante se ha discutido sobre dónde termina una y comienza la otra, o qué tan difusa es la línea que las divide. En mi caso, tengo una opinión bien marcada y definida sobre las diferencias entre cada una, y aunque mis gustos literarios casi siempre me hacen dirigir mi narrativa hacia los cánones de la ciencia ficción, me resulta también natural el atreverme a navegar, de vez en cuando, en las vastas y hermosas aguas de la literatura fantástica. (…) Como segunda razón que hace a este libro un experimento, está el mecanismo de publicación y distribución que decidí probar para ponerlo a la disposición de los lectores. Además de escritor, soy físico, y puedo afirmar que la curiosidad, la imaginación y la necesidad de la experimentación han sido siempre un aspecto fundamental en mi vida tanto personal como profesional. Por esa razón, quise armar un libro de cuentos, distribuirlo gratuitamente y promocionarlo en las diferentes redes sociales, listas de correo y demás medios electrónicos. El objetivo: intentar conocer el alcance de tales medios, entender la receptividad de los formatos digitales en la literatura, y crear un canal de comunicación directo con el lector a fin de recibir retroalimentación en el proceso.”

Este libro conta de varios cuentos:

  1. Primer contacto
  2. 5 P.M.
  3. Gajes del oficio
  4. El ritual del infante muerto
  5. Deux ex machina
  6. El juego de los dioses
  7. La tierra del cielo sin sol

“Primer contacto,” como indica el título, nos cuenta sobre la aparición de extraterrestres en Venezuela. El protagonista parece ser un alter ego del autor, dado el parecido entre sus actividades académicas, el nombre de su esposa y la zona de la ciudad en la que viven. No es algo extraño, pues escribir sobre lo que uno conoce permite darle un color más realista a la puesta en escena de la historia. Podríamos estar tentados a pensar que este cuento tiene más de ciencia ficción que de fantasía. Mi opinión al respecto es que su único elemento cienciaficcionesco es la aparición de los extraterrestres. Pero no tiene un elemento especulativo muy fuerte, así que su clasificación es discutible. Igual eso no importa mucho. Lo que sí importa es que el tono del relato recuerda mucho a la novela “Marciano, vete a casa” de Fredric Brown, con un aire de absurdo muy marcado, pero sin el humor negro de Brown. El desenlace, además, dista mucho de la historia de Brown. Es un cuento que te deja muy mal sabor de boca, no por ser malo, es bastante bueno, sino por la no tan inesperada forma de reaccionar de los humanos ante la situación. Si bien no me agrada pensar en términos políticos, no es menos cierto que la situación política, social y económica de la Venezulela actual nos crea y recrea como seres humanos y, por tanto, como escritores. Así, veo claramente la metáfora del conformismo y la credulidad de los caraqueños ante la actitud tan evidentemente manipuladora de los pequeños extraterrestres con la que hoy por hoy tenemos ante nuestros políticos. Ignoro si este paralelismo fue consciente o subconsciente, pero yo lo veo claramente en mi papel de lectora.

“5 P.M.” es la pesadilla de cualquier oficinista, una hora de salida que nunca parece llegar. Si bien, para hacer la tortura laboral lo más dura posible, el autor eligió un trabajo terriblemente monótono para su protagonista (vaciar números en hojas de cálculo por eones y eones), estoy segura de que cualquier persona alguna vez a experimentado la desesperación por acabar la jornada laboral. Yo misma, que llego a disfrutarla gracias a que mi trabajo es creativo, me gusta, no tengo a mi jefe encima, no me controlan hasta el último minuto de la jornada, no tengo que hacer reportes diarios de trabajo, puedo escuchar música, hasta hace muy poco ponía aromaterapia (que no creo en que tenga efectos más allá de influir un poco en tu estado de ánimo, pero huele rico), comparto la oficina con dos personas muy divertidas… aún así tengo mis días en los que me identifico plenamente con la desesperación del protagonista.

En “Gajes del oficio” el autor hace una reinterpretación de “El otro infierno” de José Joaquín Blanco. Ejercicio del Taller de Narrativa dictado por Carlos Noguera en Caracas, el texto de Blanco ha sufrido numerosas reinterpretaciones. La de Delgado es de las más simpáticas que he leído, contando la mía. En beneficio de ustedes, queridos lectores, que acabarán la lectura de esta reseña visitando el sitio de Delgado para descargar y leer su libro, les regalo el texto de Blanco que fue origen del cuento que nos ocupa:

Cuando Teresa y yo llegamos al infierno. Minos se ciñó dos veces el cuerpo con su capa y nos mandó a ese círculo que se ha hecho famoso por la historia Francesa de Rímini y Paolo Malatesta. ¡Imposible soñar paraíso semejante! Desde que llegamos se dejó sentir el impulso afrodisíaco de las llamas y nos entregamos a una lujuria insistente. No tardamos mucho en contagiar a los demás condenados y así el Segundo Círculo del infierno se convirtió de pronto en escenario de increíbles orgías. Como es de suponerse, el Señor se enteró en el acto y cambió nuestra sentencia; desde entonces estamos en el paraíso, colocados a insalvable distancia, confundidos por los coros angélicos, purificados los dos de tal manera que parecemos creaciones de Botticelli, contemplándonos, solamente, contemplándonos, mientras todo el cielo tiembla y se desbarata como flamita nerviosa de cirio pascual ante las notas triunfales del tedeum.

En “El ritual del infante muerto” nos encontramos con un homenaje al horror gótico de Poe y Lovecraft. Nuestro protagonista se enfrenta a un funeral extraño y un tanto onírico, con un final muy apropiado y un mensaje perturbador. Como es un cuento corto, no puedo hablar mucho de él sin revelar la trama.

“Deus ex machina” es un cuento al más puro estilo asimoviano. Trata de responder a la misma pregunta que Isaac Asimov se enfrentó a lo largo de su vida y trató de responder en varios de sus cuentos: la naturaleza de Dios. Para nadie es desconocido que Asimov fue humanista y racionalista, lo que lo llevó a cuestionarse temas fundamentales de la filosofía desde un punto de vista científico. Y el cuento de Delgado es un digno homenaje al Buen Doctor. Debo decir, además, que el título fue una muy acertada elección, dado el desenlace de la historia.

En “El juego de los dioses”, el autor explora un poco más el concepto de la divinidad, continuando en un ambiente asimoviano. Al mismo tiempo nos acompaña a través de una muy resumida historia de la humanidad, que nace y muere en una suerte de tablero de ajedrez cósmico.

Finalmente, en “La tierra del cielo sin sol”, el relato que da nombre al libro, Delgado se enfrenta a sus propios fantasmas. Decir de qué trata el cuento significaría revelar la trama. Baste con decir que su inicio es un evidente homenaje a Borges, aunque su desenlace pierde el sentido onírico que caracteriza a la narrativa borgiana. Y eso está bien, porque el autor no es Borges, sino Delgado, y éste tiene su propia voz.

En términos generales debo decir que este libro, como experimento de relatos de fantasía fue, en mi opinión, un rotundo éxito. Como experimento de autopublicación independeiente, habrá que preguntarle al autor, a quien invito a responder en los comentarios. Como tallerista, creo que a los textos les faltó un poco de pulitura, pero me consta que el autor ha evolucionado mucho desde la publicación de este libro. Como editora, creo que al libro se le pueden hacer mejoras de aspecto. Como lectora, sin embargo, considero que valió la pena dedicarle cada una de las horas dedicadas a la lectura.

1 COMMENT

  1. Saludos Susana,

    Muchas gracias por la reseña.

    En efecto, este libro fue un experimento en todo sentido.
    Sobre cómo fue el resultado de la autopublicación, creo que podría decir que bien. De hecho, el libro ha sido más descargado de mi blog que el propio Réplica (que, de paso, considero mejor libro). Quizá la parte negativa es que no he tenido el feedback que esperaba de los lectores. Muy poca gente me ha dado opiniones sobre este libro.
    En efecto, es posible que a los relatos les falte algo de pulitura. Hice lo que pude, y algunas personas me ayudaron con comentarios y sugerencias, pero como siempre sucede, a uno se le escapan cosas a veces.
    En lo que a la edición se refiere, toda la maquetación, armar el libro electrónico, etc, lo hice yo con mi poca experiencia, así que sin duda el libro debe tener deficiencias en ese aspecto. Pero supongo que es parte del aprendizaje, sobre todo en estos tiempos en que las formas de publicación y distribución de contenidos está cambiando tanto.
    Para mi estos relatos fueran bastante diferentes a lo que estoy acostumbrado a escribir, en especial el cuento “La tierra del cielo sin sol”, cuya intención era hacer algo más poético y onírico, tal cual lo dices en la reseña. De algún modo traté de probarme a mí mismo con los relatos de este libro, experimentando con géneros y estilos que nunca antes había abordado de esta manera.
    Como sea, fue bastante lo que aprendí escribiendo este libro.

    Una vez más gracias por tomarte el tiempo de leer el libro, y te invito por supuesto a disfrutar de “Anómala” que, sin duda, es mi libro favorito hasta la fecha (jejeje, siempre el último que uno escribe es el favorito)

    Un abrazo.

    Ronald Delgado.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.