Reseña de Libro: Hambre de Caza de Francesco Vitola Rognini

0
626

hambredecaza1Hambre de Caza de Francesco Vitola Rognini
Editorial Mil Inviernos
E-book de libre descarga y libre difusión
Para descargarlo: Hambre de caza 

Este planeta en medio de la infinidad del cosmos, por
alguna razón, nos contiene. No contamos con colmillos o garras,
pero somos los depredadores máximos. Somos capaces de crear,
pero como especie se nos ha hecho más fácil destruir. (Hambre de caza)

Esta novela del periodista colombiano Francesco Vitola Rognini, nos es presentada por la editorial Mil Inviernos con un paralelo a Phillip K. Dick. Al igual como el norteamericano fue el escritor del McCartismo, los editores sugieren que Vitola Rognini llegará a ser el escritor del Uribismo. (Haciendo referencia al período de los dos mandatos del controvertido presidente colombiano Álvaro Uribe). Bueno, al ser esta la primera novela del autor me atrevo a decir que eso está por verse. La novela padece de algunos molestos defectos forma que tendrían que ser trabajados primero como para que el autor llegué a ser para las letras colombianas lo que Dick para las norteamericanas.

Pero no se me malinterprete. No es porque empiezo esta reseña mostrando un defecto que no encuentro cualidades en esta obra. Solo que por más vueltas que le di, no encontré otra manera de comenzar que haciendo a referencia al Uribismo.

Yo que no estoy muy enterada de lo que sucedió en Colombia durante los dos gobiernos de Uribe, tuve pues que buscar referentes personales. Debo confesar que fue muy fácil: no hay país latinoamericano que no haya tenido su joyita presidencial y sus discursos pomposos, sus aires de superhéroe decadente, sus megalómanos planes para “salvar al país”, sus “técnicas” usadas exclusivamente con quienes no están de acuerdo con él. Lamentablemente muchas de las cosas relatadas en el libro se pueden aplicar a muchos países. Y esa creo es la primera cualidad de este libro. La ciencia ficción ha servido como un disfraz a la crítica social durante muchos años y este libro prueba que sigue sirviendo para ese propósito, a pesar de los esfuerzos hollywoodenses por tratar de encasillar al género en mera diversión.
El país descrito por Vitola Rognini puede ser cualquier país latinoamericano con su contradictoria mezcla de tecnología y subdesarrollo. Metáforas como la empresa que erradica las palomas con halcones o la que vende plantas carnívoras para deshacerse de los insectos, muestran bien esa convivencia: No hay nada que se le escape al latinoamericano, cualquier escusa es buena para hacer negocio, hasta usar la naturaleza contra la propia naturaleza.

En el libro hay muchas historias entrelazadas y sin embargo es solo una: la de un pueblo sometido luego de un escandaloso intento del presidente por controlarlo todo. Entre ellos se encuentran por supuesto los que están al lado del gobierno, los rebeldes y un sinnúmero de diversos sobrevivientes, en el sentido más literal de la palabra. Mención aparte merecen los Hiperviolentos, soldados modificados genéticamente (que a mí me parecieron muy cercanos a los zombis) y los androides de los rebeldes. Estos últimos curiosamente demuestran mucho más humanidad que algunos de los personajes, sobre todo de los hiperviolentos. Mientras los primeros son capaces de razonar, los segundos son solo máquinas de matar sin pensamiento. Al ser estos segundos humanos, no se puede dejar de observar su presencia como metáfora: ¿Acaso muchos grupos terroristas, sobre todo los que se escudan bajo ideales supuestamente religiosos, no se asemejan a los zombis urbanos y su ciego hambre por cerebros? Yo siempre critico que el zombi de la cultura popular actual tiene poco ya del de George Romero. Es evidente que él lo creó como arma para una feroz crítica a la sociedad. Un buen ejemplo es su segunda película del tema, que ocurre en un centro comercial. La musiquita típica de esos lugares y los zombis caminando mecánicamente de un lado para otro, es una buena metáfora crítica de la sociedad de consumo. Da gusto pues encontrarse con una obra que vuelve a retomar el tema para metaforizar una crítica social, en este caso al fanatismo político.

En cuanto a la presencia de los androides, nos plantea una interrogante aún más profunda: ¿Qué nos hace humanos? Esta interrogante está muy bien manejada en el libro sin llevarnos obligadamente hacia una respuesta supuestamente correcta. El escritor es suficientemente inteligente como para dejar que el lector saque sus propias conclusiones.

Sin embargo hay elementos que nos recuerdan la interrogante de la humanidad. La mayoría de los personajes no están muy bien desarrollados, parecieran ser solo mera caricaturas. Lo que podría ser una falla en otro tipo de novela, es un acierto en ésta. El poco desarrollo de los personajes, lo ridículamente caricaturesco de ellos funciona muy bien en el libro pues nos ponen en una situación de incomodidad que resalta aún más lo absurdo de la situación. Una de las maneras de lograrlo es a través de los nombres. En el caso de los rebeldes, ellos los han perdido a favor de alguna característica, así pues tenemos a Calavera, El químico, Hiperfreak, El Sádico y otros más. Sin embargo los que llevan nombres propios no se libran de ser caracterizados por ellos: el ingeniero Tourrete tartamudea, ni necesitan explicación el Doctor Radamante o el General Saqueo. ¿Y qué decir del Presidente Urbaín Beleño? Ni los lugares se salvan, pues en Puerto Serpiente si uno quiere viajar llama a la Agencia de Viajes Hades.

La estructura narrativa es pues dinámica, fluida y eficaz. Los capítulos, sobre todos los que narran el atentado, parecieran superponerse unos sobre otros de forma caótica, pero este caos es el caos reinante en muchos gobiernos latinoamericanos y no hay otra manera de plasmarlo en el papel. El final, no podía ser de otro modo, nos muestra que sabemos muy bien adaptarnos a todas las situaciones y con buena voluntad sacarle partido, aunque la lucha contra los enemigos de siempre paradójicamente nunca termine. El último capítulo puede dejar a algunos con la sensación de un final no abierto sino más bien ausente. Sin embargo siguiendo con la estructura de la novela, es a adecuada pues nos muestra que para muchos al final la vida sigue igual, como dice la canción.

En cuanto a las fallas técnicas de las que hablaba, en primer lugar está una muy importante de diagramación: la falta de guiones de diálogo. Se han usado en su lugar los guiones de listado, es decir los que se usan al hacer una lista. Esto ocasiona en algunas páginas una mala disposición del diálogo en cuestión (Por ejemplo a la página 38). En cuanto al autor, hay algunas fallas de vocabulario que resultan irritantes como por ejemplo hablar de la huella dactilar de los labios de una persona (¿En serio? ¿No sabe lo que significa dactilar?). Es verdad que son solo detalles, pero arruinan una novela que podría ser considerada como magnífica si no fuera por esos errores. Recomendaría más cuidado la próxima vez. Pues espero que este no sea el único libro del autor.

 

foto francescoSobre el autor: Periodista colombiano. Egresado de la Universidad del Norte (Barranquilla). Máster en periodismo de la Universidad de Barcelona y la Columbia University de Nueva York. Durante dos años trabajó como profesor catedrático en el área de periodismo de la Universidad del Norte, y seis meses en la Universidad de Antioquia (Medellín). Actualmente es profesor de tiempo completo de la Universidad Autónoma del Caribe, dictando cátedras de literatura y redacción de crónicas. Coordina el proyecto de intervenciones artísticas ComunicArte, pensado para que estudiantes voluntarios se expresen usando el arte.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.