Reseña de Libro: Once Tiempos del Futuro de Carlos Suchowolski Kohn.

    2
    670

    Once tiempo del futuro

    Detalles del producto
    Tipo: e-book
    File Size: 812 KB
    Páginas: 149
    Venta: Amazon Digital Services, Inc. 
    ASIN: B00JVQ76JM
    Tipo: Paper back
    Páginas: 170
    ISBN-10: 1496158121
    ISBN-13: 978-1496158123
    Venta: Por Amazon 

    Esta es la segunda publicación del autor argentino radicado en España Carlos Suchowolski Kohn, prolífico autor que en 1988, resultara finalista en el concurso internacional de Ultramar (Bs. As.) En 2007, Ed. Mandrágora publicó “Una nueva conciencia”, que se reeditó en 2013 en Amazon.

    Este libro de relatos nos hace reflexionar sobre el tiempo y el ansia humana de dominarlo. Los personajes de estos cuentos oscilan entre el temor y la fascinación al futuro. Y de allí nace la antinatural necesidad de dominarlo, de llegar a la inmortalidad. Pero como Braulifemo (personaje del relato comer con el pico y batir las alas hasta que haya máquinas en el cielo”, cuento que resultara finalista en el concurso de cuentos que organizó Editorial Ultramar de Argentina -1988- y que diera lugar a su publicación dentro de la antología colectiva “La fragua y otros inventos”) lo comprueba, la inmortalidad tiene un precio: la muerte en vida o la monstruosidad, porque el tiempo es natural y tratar de dominarlo es antinatural.

    Este cuento forma parte de lo que el autor llama la “primera tanda” de relatos y cuya característica es el viaje en el tiempo. Junto a él se encuentran otros dos textos: “Si una mala jugada delo tiempo” (texto que pronto será publicado en una antología en Alemania) y “El futuro”. En los tres se manifiesta la obsesión del mundo occidental por no envejecer, por la inmortalidad. Al igual que Braulifemo, en su ansia de dominar el tiempo, los personajes de ambos cuentos deciden viajar hacia el futuro y así no envejecer. Pero mientras Braulifemo lo intenta con una fallida máquina del tiempo y un misterioso brebaje, en ambas historias los personajes tratan de cumplir su cometido a través de la hibernación. Ambos textos están de alguna manera interconectados, inclusive se podría ver a “el futuro” como la continuación de “si una mala jugada del tiempo. Si en el primer texto el personaje se da cuenta que está perdiendo contacto con la realidad, huyendo tras los momentos de hibernación y le asalta la duda de estar perdiendo algo importante, en la segunda historia el héroe (quizá el mismo) lo comprueba: No hay futuro sin presente, abandonarlo u olvidarlo equivale a destruir el futuro. Somos nosotros los que lo construimos y paradójicamente nunca lo alcanzamos. Pero eso es lo natural, vivir en el presente y trabajar para el futuro de los que vendrán, lo contrario solo llevaría a la aniquilación de la raza humana, como lamentablemente lo comprueba el viajero de “el futuro”.

    La segunda tanda de textos tienen una fuerte connotación política y como denominador común la ambición de dominar el tiempo y así el mundo.

    Desde dominarlo por simples motivos personales — como en “Las leyes del tiempo” en cuyo personaje, Vicente Fierro, regresa al pasado simplemente para conocer a su “futura” esposa y así conservarla consigo— hasta dominarlo por razones más ambiciosas. Así pues en “Para que se cumpla el plan” y “Los límites de la verdad” nos encontramos ante dos dictaduras. No se puede evitar pensar en experiencias personales del autor en estas historias, sin embargo eso no le quita nada a la universalidad de los temas tratados. Lamentablemente son muchos los países en el mundo que han experimentado una dictadura. En el primer cuento viajar al futuro para tratar de forzar el mundo a entrar en el plan del Egócrata (magnífico neologismo), solo lleva a la auto destrucción. Si bien no hay viaje de tiempo en “Los límites de la verdad”, el cuento es muy significativo pues demuestra que cualquier ideal, por más bueno que sea, si se lleva al límite del fanatismo, igual es peligroso.

    Otros dos textos conforman esta “tanda”: “Repugnante a la naturaleza del espacio-tiempo” (traducido al búlgaro, finalista del Kan de Oro de Sofía en 2009 y publicado en la antología que edita el Congreso organizador), historia en donde androides son enviados para remplazar a humanos –piezas claves en el mundo y así asegurarse de que el futuro será perfecto y “Casting patriótico”, particular historia de zombis, en donde se logra utilizarlos como mano de obra, gracias a la tecnología que logra convertir a algunos seres humanos en “controladores”, aunque el precio a pagar sea cambiar la apariencia para poder pasar desapercibido entre los monstruos. Así pues el personaje principal pasa del temor de terminar devorado al dominio de un grupo que no tiene nombre, porque el enemigo puede ser cualquiera, si lo ciega la ambición. Triste destino al que se enfrenta, pero no el más terrible, puesto que esa “mano de obra” debe alimentarse y es así como otra parte de la población es designada como “ganado”. Ante tal mundo, uno no puede evitar preguntarse quién es el monstruo.

    La última tanda de cuentos corresponde a lo que podría llamarse “futuros del pasado”. En estas últimas tres historias igual vemos que el motor que empuja a los personajes es la ambición, el ansia de inmortalidad, del dominio del tiempo y del espacio. En “Viaje de vuelta” Anisalóm espera el mejor momento para volver y curiosamente lo realiza “antes” de partir ¿Y cuántos nos perdemos en interminables planes esperando ese mejor momento que nunca llega? En “Un puntito oscuro entre cuatro mares”foto carlos, un Emperador chino llega a las más terribles crueldades en su búsqueda por la inmortalidad, sin embargo eso no impide su muerte. En “El hombre que aprendió a alterar la armonía del universo”, el dominio del espacio altera la armonía del universo. ¿Y acaso no es eso lo que estamos haciendo con la tierra? Los cambios en el clima son una prueba de lo que estamos alterando.

    Con estos tres cuentos de alguna manera se cierra el círculo: El presente, pasado y futuro se entremezclan, porque es el pasado lo que forma nuestro presente y éste a su vez es la semilla del futuro. Tratar de dominar el tiempo, de alterar su orden natural solo puede llevar a la autodestrucción, a la nada.

    Estos cuentos tienen por otro lado la riqueza de ofrecernos diversas lecturas, para el que quiera una reflexión filosófica sobre el tiempo o para el que simplemente desee pasar un buen momento con textos bien escritos y estructurados, en los cuales pareciera escuchar diversas voces: en cada cuento podemos discernir bien la esencia del narrador-personaje, cuando éste está presente, lo que en algunos casos nos da la sensación de leer un libro escrito por varios autores. Y los que escribimos sabemos bien lo difícil que es dar a cada personaje su propia voz, sus propias características, evitar que todos suenen casi igual. Carlos Suchowolski Kohn lo logra con una facilidad que demuestra su dominio del oficio.

    2 COMMENTS

    LEAVE A REPLY

    Please enter your comment!
    Please enter your name here

    This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.