The Wendigo Diaries: la leyenda, dos novelas y un caso real de Windigo Psychosis

0
161

El Wendigo es una novela corta escrita por Algernon Blackwood y uno de los textos más representativos y fascinantes creados por el autor inglés.

Desde ya me parece un reto que un escritor aborde un tema de otra latitud. Sabemos que el autor nacido en London (en Sur Este) vivió en New York y Canadá que es justamente la periferia en la que se conoce la leyenda del Wendigo. Blackwood toma un leyenda foránea y la hace suya.

En este artículo hablaré primero de la leyenda, luego de la novela corta The Wendigo de Algernon Blackwood. Asimismo, mencionaré un thriller reciente escrito por Vaugh C. Hardacker que lleva el mismo nombre. Finalmente, me referiré al término Wendigo Psychosis aplicado en el campo de la psicología y que tiene asociación con el mito.

¿Quién/qué es el Wendigo y dónde se origina esta historia?

Según la leyenda, el Wendigo es la más terrorífica de las criaturas malignas existentes en el mundo de los Anishinaubae, originarios de Estados Unidos y Canadá. En ese grupo se incluye a los Odawa, Saulteaux, Ojibwe, Mississaugas, Potawatomi, Oji-Cree, y Algonquian.

El Wendigo es una criatura con forma humana y animal (un manitú o alce) cinco veces más grande que un ser humano. Tiene hambre insaciable y huesos que sobresalen sobre piel disecada. Los labios están llenos de sangre por estar constantemente comiendo carne humana. Se le asocia con la nieve, el frio bajo cero, el norte, la cultura Algonquian. Es un ente maligno que puede poseer a un humano y forzarlo a cometer asesinatos, canibalismo y a comer de manera insaciable. Esta criatura puede desplazarse a una velocidad impresionante y antes de atacar se anuncia con una neblina densa que provoca un frio extremo.

En el libro Dioses Nativos Americanos, Basil Johnson, profesor canadiense del dialecto Ojibway, dedica un capítulo al Weendigo  (Johnson lo escribe así), un ser monstruoso que nunca está satisfecho y mientras más come, más hambre tiene.  Johnson sostiene que el moderno Wendigo de hoy es la industria maderera que tala los arboles dejando los bosques como si hubieran sufrido la detonación de una bomba.

El Wendigo por Algernon Blackwood

En esta novela corta ambientada en el noroeste de Ontario, dos escoceses, el estudiante de teología Simpson y su tío, el Dr. Cathcart, autor de un libro sobre alucinaciones colectivas, van a cazar alces con los guías Hank Davis y el francés “Canuck”, Joseph Défago.

Punk es un nativo canadiense, encargado de la cocina y el campamento principal.

Se forman dos grupos de caza: el doctor Cathcart va con Hank, mientras que Défago guía a Simpson en una canoa, para explorar río abajo.

Simpson y Défago acampan y este último cree sentir un olor extraño y terrible en el viento. De noche, Simpson se despierta y encuentra a Défago aterrorizado: hay algo fuera de la carpa de campaña. Más tarde, Défago sale corriendo y Simpson sale a buscarlo. Sigue sus huellas en la nieve durante muchos kilómetros y se da cuenta de que las de Défago no son las únicas pistas. Hay otras huellas que no parecen humanas y gradualmente parece que las propias pistas de Défago se juntan a las huellas ¿animales? Simpson cree escuchar a Défago decir:

“¡Oh! ¡Oh! ¡Esta altura ardiente! ¡Oh, mis pies de fuego! ¡Mis pies ardientes de fuego …!”

“Oh! oh! This fiery height! Oh, my feet of fire! My burning feet of fire …!”

Noten que la rima de las oraciones en inglés que no se repite en la traducción al español. Resulta difícil traducir fidedignamente la manera de hablar (construcción gramatical y acento) de los personajes (rurales) en El Wendigo.

Aquí algunos ejemplos:

  • Ole feery feery tale en lugar de old fairy tales (viejas historias de hadas)
  • He is jest skeered en lugar de he is just scared (solo está asustado)
  • Skeered nuthin! There is nuthing in the Bush that can skeer Joseph Défago en lugar de Scared nothing! There is nothing that can scare Joseph Defago (¡asustado nada! No hay nada en los arbustos que puedan asustar a Joseph Défago)

Esa sintaxis y acento particular no pueden ser reproducidos tal cual. La manera de hablar de los personajes de El Wendigo nos transporta de manera vívida a las montañas y zonas rurales de Canadá, mientras que la mejor traducción solo nos aproxima a aquella región.

Algernon lleva al lector por los bosques de Norteamérica, creando una atmosfera de horror densa, en medio de la noche, hasta develar si la existencia del Wendigo es real.

 

Wendigo por Vaughn C. Hardecker

La novela inicia con un abuelo de Madawaska Maliseet First Nation, contándole a sus nietos sobre el Wendigo y sus artimañas para atrapar víctimas y devorarlas. Esta historia, narrada de manera oral , ocurre en 1683 y culmina con un mensaje moral: “por eso deben siempre ser niños buenos…el Wendigo viene en busca de niños malos. Siempre ha venido y siempre vendrá”. Esta narración no tiene relación directa con la novela, pero genera expectativa y también una atmósfera de horror propicia.

Luego, la novela se remonta a la era actual de celulares y computadoras y la vida agreste en una zona rural de Maine (Estados Unidos), área colindante con Canadá. Para John Bear, el Wendigo era simplemente una historia aterradora que su abuelo solía contarle. Luego, las autoridades encuentran un hombre muerto en los profundos bosques del norte de Maine, asesinado como un animal y con el corazón cortado. Las únicas huellas que pueden encontrar son inmensas y es posible que no sean humanas. Ahora, John está convencido, aunque nadie le crea,  de que lo que acecha a los habitantes de su remoto pueblo es un Wendigo. John Bear debe detener a un monstruo sobre el cual pensó que no era más que un cuento para asustar y corregir a los niños.

Windigo Physchosis (el caso de Swift Runner) 

Foto de Swift Runner (lado izquierdo y con cadenas). Glenbow Museum Archives

Según el diccionario de la American Psychological Association (APA), Windigo Psychosis es un síndrome severo ligado a la cultura, que ocurre entre los nativos algonquinos que viven en el Sur de Canadá y el noreste de los Estados Unidos. El síndrome se caracteriza por delirios de ser poseído por un monstruo carnívoro (el windigo) y se manifiesta en síntomas que incluyen depresión, violencia, un deseo compulsivo de carne humana y, a veces, canibalismo real.

En el 2011, la periodista Jana G. Pruden del Edmonton Journal escribió una crónica sobre un caso de Windigo Physhocis ocurrido en 1879: Swift Runner’s last walk (La ultima caminata del Corredor veloz).

Swift Runner era un nativo Cree, considerado una persona inteligente y digna de confianza, una reputación que le valió un trabajo como guía para la Policía Montada del Noroeste. Pero, como más tarde señalaría un periódico: “Sin embargo, su contacto con los hombres blancos lo arruinó”. (Swift Runner declaró esto).

Swift Runner era bien conocido en el asentamiento de Fort Saskatchewan, un persona de una altura impresionante 6 pies 3 pulgadas (1 metro 92 cmts ) , con una constitución robusta al que un policía describió como: “un rostro tan feo y malvado como nunca he visto”.

Swift Runner, perdió su trabajo debido a sus problemas con el alcohol. Se marchó del pueblo y se internó en el bosque con su familia y luego de un tiempo retornó diciendo que sus cinco hijos habían muerto de hambre y que su esposa se había suicidado. La policía no creyó su historia porque Swift Runner pesaba más de noventa kilos y no tenía indicios de haber pasado hambre. Tras varios interrogatorios, confesó su crimen.

(Restos óseos de la familia de Swift Runner. Glenbow Museum Archives)

Swift Runner fue juzgado por asesinato y canibalismo por un jurado que incluía a tres “mestizos Cree de habla inglesa”, cuatro personas “versados en el idioma Cree” y un poblador Cree que tradujo las actas. También se trajo a un experto en Cree e inglés para observar el juicio y asegurarse de que Swift Runner supiera lo que se decía.

No se presentó evidencia en la defensa de Swift Runner. Cuando se le preguntó si quería decir algo, respondió: “Lo hice”.

Swift Runner, el Corredor veloz, fue ahorcado el 20 de diciembre de 1879.

Las dos novelas sobre el Wendigo me han seducido y leer sobre el malogrado Swift Runner (han habido otros casos de Windigo Psychosis) ha renovado mí interés por las leyendas de este lado de América.

Hace un tiempo tenía planeado ir a Sleepy Hollow (New York) para aprender más sobre Washington Irving (“Rip Van Winkle”, “La leyenda de Sleepy Hollow”). Tal vez me aventure un poco más allá hasta los bosques de Canadá, hasta una reservación Algonquian, en un intento de saber más sobre su cultura y quizás, a partir de mi experiencia en las montañas, escribir una historia sobre el Weendigo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.