Blogger Invitado: Carlos Enrique Saldívar. Reseña del libro Chica Cafeína de Cecilia Zero

0
843

Zero, Cecilia.
Chica Cafeína.
Lima: SM, 2017.
98 pp.
Ilustraciones de Luis Morocho.

Cecilia Zero ha desarrollado diversas labores en las áreas cultural y artística, es cantante, actriz, escritora. Ha publicado los libros «Perras memorias» (2002), la interesante novela «La reina del chat» (2005) y la emocionante «Plastilina Rock» (2015), un texto destinado a lectores infantiles y adolescentes, pero considero importante que también sea leída por los padres. En esta ocasión, siguiendo una línea pensada para el Plan Lector de los colegios, nos entrega una obra un tanto singular, pese a tener los caracteres de un discurso vitalista, es decir, la autora toma experiencias de su vida para confeccionar una ficción que a su vez contiene una segunda ficción dentro de sí. «Chica Cafeína» es mucho más que un relato de superhéroes, es una historia acerca de la fuerza, la pericia, la tenacidad, y, en especial, de aquel mal que nos ha aquejado a todos en algún momento de nuestras vidas: la enfermedad.
La novela inicia con los primeros años de vida de Cristina. Cito de la página 5: «Nací el cuarto viernes de un agosto invernal, en plena celebración del Día del Café Peruano». Es muy llamativo el recurso que utiliza la autora al empezar los capítulos con datos puntuales y breves (que se complementan a la perfección con el resto de lo narrado) sobre el café, lo cual crea un paralelo con la existencia de la protagonista. Cito de la página 5: «Las semillas de café se siembran en viveros, a veces en invernaderos controlados. Cuando crecen, se convierten en pequeños arbolitos llamado “almácigos”. El almácigo se trasplanta a la tierra que está destinada para el cafeto y producirá café de calidad desde los tres hasta los diez o quince años». Es así que se da una comunión entre la semilla de café –que se convierte en la preciada taza que cualquier persona puede tomarse en las mañanas antes del trabajo o el estudio– y la vida de Cristina. Este recurso me parece excelente. El escritor y académico español Juan Beneyto señala que (cito del libro «El cómic» [1975] de Milagros Arizmendi) son elementos primordiales del mensaje: la función formativa y la función informativa o lúdica. La presente obra es formativa (por su carácter de volumen orientado a un público adolescente, aunque insisto: puede ser leído perfectamente por adultos) e informativa, tanto por los datos que nos brinda sobre el proceso de preparación del café: elemento de consumo y estímulo para la gente, como por los alcances que nos da acerca del procedimiento para que la protagonista se convierta en una dibujante y guionista de cómics. Esto hace que la novela se pueda leer (asimilar) desde varios puntos, los cuales se retroalimentan, a fin de dinamizar las múltiples narraciones; esto enriquece la lectura, la obra se torna así completa.
Además, «Chica Cafeína» se ambienta en dos mundos. Tenemos la historia de Cristina, quien tiene que lidiar con múltiples problemas de salud, de los cuales el peor es el asma, lo que provoca que tenga limitaciones para desarrollarse a plenitud en la niñez, incluso conoce la marginación; no obstante, tras problemas de diversa índole que van desde lo amical hasta lo amoroso, ella logra salir airosa y se enfoca en superar los problemas de salud para poder dedicarse a lo que desea: ser creadora de cómics. Su historia es motivadora y muy realista.
Por otro lado, tenemos las aventuras de Chica Cafeína, una superheroína que obtiene sus poderes bebiendo café. Esta parte está hecha en formato de historieta, dibujada con la fina pluma de Luis Morocho, con base en esbozos de la autora. El relato es fascinante, Arábica proviene de Coffeeland, lugar que es arrasado por la supervillana Roya. La futura heroína es salvada y llega a la Tierra. Este universo se halla muy bien trazado, tanto en argumento como en imágenes y, claro, remite a otros cómics del género, sin embargo, éste posee un toque de originalidad. Considero que el desarrollo de «Chica Cafeína» (la historieta) triunfa porque nos deja con ganas de más; aparte, la autora ha creado un radio de acción en el que puede trabajar nuevas hazañas que, de seguro, encantarán a los lectores de todas las edades.

—Carlos Enrique Saldívar

Sobre el blogger invitado: Carlos Enrique Saldívar Rosas (Lima, 1982). Estudió Literatura en la UNFV. Es director de la revista impresa Argonautas y del fanzine físico El Horla; es miembro del comité editorial del fanzine virtual Agujero Negro, publicaciones dedicadas a la literatura fantástica. Es director de la revista Minúsculo al Cubo, dedicada a la ficción brevísima. Finalista de los Premios Andrómeda de Ficción Especulativa 2011, en la categoría: relato. Finalista del I Concurso de Microficciones, organizado por el grupo Abducidores de Textos. Finalista del Primer concurso de cuento de terror de la Sociedad Histórica Peruana Lovecraft. Finalista del XIV Certamen Internacional de Microcuento Fantástico miNatura 2016. Publicó el relato El otro engendro (2012). Publicó los libros de cuentos Historias de ciencia ficción (2008, 2018), Horizontes de fantasía (2010) y El otro engendro y algunos cuentos oscuros (2019). Compiló las selecciones: Nido de cuervos: cuentos peruanos de terror y suspenso (2011), Ciencia Ficción Peruana 2 (2016), Tenebra: muestra de cuentos peruanos de terror (2017, 2018) y Muestra de literatura peruana (2018).

Sobre la autora: Cecilia Zero es Licenciada en Administración de empresas (Universidad Ricardo Palma). Actualmente, estudia una Maestría en Periodismo (Universidad San Martín de Porres). Con solo 16 años, escribió su primer libro Perras Memorias (2002), una autobiografía escolar. . Luego publicaría una segunda obra titulada La Reina del Chat (2005), que cuenta la historia de unas jóvenes que buscan su independencia y los peligros de hacer amigos en internet. En paralelo, Zero desarrolló su faceta como cantante lanzando un CD alusivo a su primer libro Perras memorias y ganando concursos locales con su banda de rock que sonaron en programas de rock nacional. En el 2004, participó en el CD Caleta Finale y, en el 2007, participó en el CD tributo a César Vallejo Los pasos lejanos, con la canción Ágape. Como actriz ha actuado en los cortos Cantando en zapatillas (2010) y Los tres deseos (2013); en el programa Sucedió en el Perú (Sarita Colonia) (2013); la película Fechoría en San Genaro (2017) y diversos comerciales de televisión. En el 2015, publicó su tercer libro Plastilina Rock (Editorial Arsam – Plan lector para colegios) y el álbum musical del mismo nombre en diversas plataformas digitales. Editorial Arsam le dio un contrato por tres libros, la segunda parte de la saga Plastilina Rock y dos libros más de corte juvenil para su catálogo de Plan Lector. La editorial española SM publicó el cuarto libro de Cecilia Zero, Chica Cafeína, en la feria del libro Ricardo Palma 2017.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.