Amazing Stories

César Vallejo, ¿autor de ciencia ficción?

Cesar_vallejo_1929

César Vallejo, ¿autor de ciencia ficción?

Si a un peruano cualquiera le piden que nombre al poeta más conocido del Perú, lo más probable es que responda “César Vallejo”. Por unanimidad, los peruanos hemos consagrado a César Vallejo como el poeta nacional por antonomasia, aún cuando no hayamos leído poemas suyos. Hay universidades con su nombre, se conmemora su fecha de nacimiento, se reeditan sus obras, se repiten hasta la saciedad (y casi siempre fuera de contexto) algunos versos de sus poemas, como la socorrida “hermanos, hay mucho qué hacer” y, a mi juicio, la peor entendida de todas,  “todo acto o voz genial viene del pueblo y va hacia él”.

La trascendencia de su obra poética, así como la atención brindada a la misma, ha eclipsado su obra en prosa, compuesta tanto por ensayos y textos periodísticos como por cuentos, siendo “Paco Yunque” uno de ellos, acaso el más conocido, el cual nos narra la tristísima infancia de un niño andino.

Sin embargo, la revisión de los demás textos de César Vallejo nos muestra a un escritor con mucha mayor amplitud de miras, con una originalidad que desborda (por suerte) la imagen monotemática, al límite de la lobreguez, con la que se nos ha pintado al poeta.

La lectura de los cuentos de César Vallejo entraña más de una sorpresa. Lo fantástico se trasluce en algunos de ellos, pero hay uno en particular, “Los caynas”, que bien podría inscribirse dentro del ámbito de la ciencia ficción. Publicado en 1923, “Los caynas” forma parte del volumen que hemos venido en conocer como “Escalas melografiadas”.

¿Qué me lleva a sugerir semejante herejía (por que es una herejía imaginar que “nuestro” César Vallejo, tan serio él, tan preocupado por la condición humana, tan militante, se haya atrevido a distraerse escribiendo tonterías de ciencia ficción)? Pues que el argumento del cuento, resumido en dos líneas, no se aparta en nada de cualquier cuento de ciencia ficción, con final ambiguo incluido.

Resulta que en “Los caynas”, los habitantes de un pueblo remoto involucionan al nivel de monos.

¿Suficiente para considerarlo de ciencia ficción? El inicio del cuento nos ofrece la estampa de un personaje bastante excéntrico, Luis Urquizo, quien es pariente del narrador. A su vez, este recuerda un evento de su infancia en el cual, otra vez, se aprecia a un ser humano conduciéndose de manera anormal. La progresión concluye, aparentemente, con el pueblo de Cayna convertido en una aldea poblada por seres humanos que adoptan una conducta simiesca (antropoidal, la describe Vallejo). Hay la mención a un suceso, en apariencia cósmico, que podría constituirse en explicación, pero dicha mención es, para los amantes de la ciencia ficción dura, demasiado sutil como para anclar al cuento en dichos predios. Sin embargo, cabe añadir que en “Los caynas” no se postula explicación sobrenatural alguna, ni de manera explícita, ni de manera ambigua. Todo parece llevarnos a la idea de un proceso (natural) de locura colectiva, si obviamos la mención de “la estrella” que efectúa el protagonista.

Empero, el magistral cierre del cuento lo lleva al campo de lo fantástico, pues juega tanto con la confusión de identidades del protagonista como las de los demás personajes, incluido el propio narrador. Pero, lo más interesante, es que leído desde nuestro presente… ¡hay más de un paralelismo con “El planeta de los simios”, tanto la novela de Piere Boulle como las películas a las que dicha novela dio origen. En dichas ficciones, el argumento principal consiste en que los simios han evolucionado al nivel de los seres humanos, habiendo desarrollado el lenguaje articulado y dado lugar a una sociedad, en la cual los seres humanos pasan a ocupar un lugar secundario, cuando no “animalizado”, al punto de haber perdido la capacidad de hablar.

“Los caynas” juega con ideas como la evolución (o su contraparte, la involución), el impacto de fenómenos inexplicables (pero no sobrenaturales, como “la estrella” o “la luz” mencionadas en determinadas partes del texto), además de hacer referencia a espacios geográficos existentes en el mundo real. Pero esos mismos elementos pueden existir en el pasado o en el futuro, o dar origen a tramas diversas. Hay palabras sueltas que, a primera vista, parecen inocuas, pero que leídas dentro de cierto contexto (o visión forzada del lector), pueden hacer encajar al cuento dentro de la ciencia ficción.

De manera que, hoy por hoy, podemos leer el cuento como (tal vez) nunca lo escribió César Vallejo: la historia de un pobre hombre que descubre que su pueblo ha involucionado al nivel de los monos, puede ser también la historia de un pobre mono que se ha vuelto loco y se cree hombre.

“Los caynas” puede descargarse en formato PDF desde esta dirección.

 

Daniel Salvo

 

 

3 thoughts on "César Vallejo, ¿autor de ciencia ficción?"

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.