“Kurs, la búsqueda”: la eterna lucha entre bien el y mal

0
626
Portada de la novela ecuatoriana “Kurs, la búsqueda” de Kleiner Reyes (con seudónimo Kuraina Setrakianun).

Kurs, la búsqueda (Luna nueva, Guayaquil, 2018) es una novela ecuatoriana de Kleiner Reyes, el cual firma su obra con el seudónimo de Kuraina Setrakianun. Entre la ciencia ficción y la fantasía, esta novela es una opera prima que nos remite más allá del inicio de los tiempos, cuando aún no se había dado el big bang, conduciéndonos luego a través de los tiempos hasta el mundo contemporáneo. El ejercicio narrativo de Reyes no está en el plano de la historia, sino de un trabajo que intenta abarcar una lucha milenaria entre seres universales e interdimensionales que termina, o cuyo centro es la Tierra.

Kurs es el nombre de una raza alienígena de mucho antes que naciese el universo según lo narrado en la novela. Al inicio el autor intenta situar unas ciertas raíces mitológicas de una cultura y sociedad que vivía en armonía, la cual de pronto se derrumba a raíz del sentimiento de poder de uno de los habitantes del mundo kursiano. Reyes, en los primeros capítulos, describe y sitúa ese mundo y sus entidades, al mismo tiempo que narra la debacle de la cual sobreviven dos seres con poderes superiores: Miguex y Kuraina. A partir de la tensión nacida entre ambos es que la novela luego se deriva a un extenso camino por milenios cuyas rencillas provocan el big bang y, con ello, el nacimiento de los sistemas planetarios y el propio universo. Lo que se trata de explicar, aunque en tono de una guerra eterna, es que todo lo que nace es producto de la potencia destructiva y de la energía creativa y autorreflexiva de los kurs sobrevivientes.

Luego de toda esta parte contextual, Reyes elabora su novela interpolando épocas y lugares para dar la sensación de que hay un cosmos prevaleciente, independientemente de los tiempos. Es así que nos enteramos que Miguex se ha alojado o se ha mimetizado en la Tierra y, en tanto pervive como una entidad eterna, establece líneas familiares, sin que por ello afecte el desarrollo social y cultural de los terráqueos. Cuando es descubierto por Kuraina, en diferentes tiempos, se restablece la lucha también eterna que entre ellos mantienen. En cierto sentido, tras la tensión que hay entre ellos, que puede leerse justamente como la lucha entre el bien y el mal, o, mejor dicho, entre el demiurgo justiciero y el demiurgo maligno, lo que la novela pretende ilustrar es que tal tensión es lo que hace la dinámica de la vida universal y cósmica Acaso Reyes intenta hacer una especie de reflexión sobre el origen y la continuidad del universo, de la vida y de las entidades que la pueblan: es decir, que todo lo que se denomina vida y dinámica universal es el producto de una eterna tensión. En este sentido, se puede percibir que Kurs, la búsqueda pretende ser una novela que plantea un mensaje.

Por otro lado, hay algo que constituye el motor de la estructura narrativa de la novela y es la estética del videojuego: de hecho, se lee en una de las solapas de libro que su autor es amante de los videojuegos. El ejercicio de interpolación de planos temporales, de acciones, de situaciones, da la sensación de que la novela en un primer momento habría sido diseñada como la historia para un videojuego. Esto se nota en la repetitiva inmersión en ciertos capítulos a escenas de peleas o de lucha. Pues bien, si existe una eterna lucha entre dos entidades primigenias, Reyes aprovecha tal tensión para representarla en su novela como si estuviéramos presenciando esto en una pantalla. Y esto, en cierta medida, sacrifica la parte sicológica o sociológica que podrían tener sus personajes y la comunidad que alimentan y forman. Con todo, tal estructuración hace que percibamos la historia como apocalíptica, connotación a la que el autor nos orienta. Incluso la portada de la novela lo refleja, diseño, por otro lado, realizado por Edgar Ortiz.

Kurs, la búsqueda, siendo opera prima, puede abrir a una saga. Fuera de ello, la editorial que la imprime, Luna nueva, parece ser también nueva en el mercado ecuatoriano. Una recomendación importante que habría que hacerle es, aparte de los diseños y maquetación, el cuidado editorial: hay gazapos, hay incorrecciones idiomáticas que cuidar. Sin embargo, ello no desmerece el trabajo de Reyes, el cual, con esta novela, estaría buscando un estilo y la constitución de una especie de mitología. (Iván Rodrigo Mendizábal)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.