Nuevos Fragmentos del Futuro de Fabián Álvarez López

    0
    541

    Nuevos_fragmentos

    Editorial Alfa Eridiani
    Colección Eridiano Nº 9, 2013

    Comprar el libro en papel aquí.

    Y el e-book aquí 

    Este es el primer libro de cuentos de Fabián Álvarez López (Madrid, 1974) quien antes hubiera publicado en fanzines como ELFOS, Pulsar, El sitio de Ciencia Ficción y Alfa Eridiani, además de haber participado como guionista en dos antologías de cómics.
    En la dedicatoria que me escribiera, describe sus textos como “fragmentos cortantes y brillantes como un espejo roto” y creo que es lo que mejor caracteriza a estos relatos.
    El libro está separado en tres partes, la primera “Relatos de un futuro próximo”, cuenta con dos historias en donde la realidad virtual se impone en una sociedad cada vez más des-humanizada, no por alejarse de los sentimientos básicos, sino porque los seres y las vidas virtuales llegan a remplazar a los seres y a la vida real, hasta el punto de confundir las fronteras con resultados aterradores. Así pues curiosamente en un mundo en donde es posible comprar la inmortalidad, no se puede evitar la “muerte” de una mascota virtual y cuando en su afán de satisfacer a su hijo, el padre crea una nueva idéntica a la anterior, el niño se enfrenta a la muerte que tanto se deseó evitar.
    La segunda parte es “Relatos de la época del imperio” y consta de tres historias de un imperio que impuso su moral y sus leyes a todos planetas subyugados, un imperio que creó un arte malsano, como lo es la “música para sangrar”, un imperio casi borrado de la historia luego de la Locura de Vladimir, que causara genocidio de un planeta entero, entre otras cosas.
    La tercera es “Relatos de la época de la república”, que es en realidad la segunda república (la primera ocurrió antes del imperio), una república que trata de rescatar lo mejor de la primera y del imperio y para conseguirlo, no escatima en sobrevivir en una relativa armonía con sus vecinos, a pesar de las escalofriantes costumbres de algunos de ellos.
    Este libro está construido por fragmentos que hablan en realidad de un solo mundo posible cohesivo y coherente, en un solo universo común: el de la humanidad luego de diseminarse por distintos planetas habitables encontrados. Es así que podemos pues suponer que las dos primeras historias pertenecen en realidad a la Primera República.
    Y es en esa coherencia que las historias son fragmentos de ese espejo roto que nos refleja nuestra propia realidad. En cada una de estas etapas vemos cómo el orgullo del hombre lo lleva a la destrucción. Las dos historias de “Relatos de un futuro próximo” terminan en la muerte al confundir el mundo real y el mundo virtual, demostrando que el afán del ser humano por dominar la tecnología no lo exime de sus pasiones más bajas o del sufrimiento causado por la decepción. El Imperio cae por su propia soberbia, por su afán imponer una moral y unas leyes que no respetan a otras culturas y las destruye al considerarlas inferiores ¿Y acaso no se ha hecho eso muchas veces en la historia de la humanidad?
    Pero como dice Gregorio Santos, personaje del cuento Moral e Imperio: “No estamos preparados como civilización, para la libertad responsable que proporcionaba la 1ª Repúlbica”. Y es así como la Segunda República las cosas no son mejores y existe un planeta (Benefactor) que culpa de todos los males al sentido de la vista, por lo que los líderes son ciegos y los que nacen con visión son condenados a servir a la élite o se soporta por conveniencia la existencia de planetas que consideran posesiones a las mujeres o cuyos habitantes son una suerte de muertos en vida. El precio que paga la Segunda República por conservar la ilusión de poder es igual a hacer un pacto con el diablo. ¿Y cuántas naciones no lo hacen en la actualidad?
    Y es que lo que cambia es la tecnología, que nos permite tener más acceso a la realidad virtual y que quizá como en el futuro narrado en las historias nos permitirán viajar a otros planetas y quizá colonizarlos, pero sin embargo la esencia del hombre, su egoísmo, su soberbia, su ambición, siguen siendo la misma y mientras eso suceda, poco importa la perfecta forma de gobierno que tengamos: la historia seguirá repitiendo los mismos errores.
    A pesar de hablarnos de un mundo futuro cuya realidad está muy lejana a la nuestra nunca nos perdemos con detalles incomprensibles, Fabián hábilmente nos facilita la información necesaria para ubicarnos en su mundo posible. La narración fluye verosímil pues en vez de otorgarnos información por medio de los personajes, lo que causaría en muchos casos diálogos forzados, ésta se nos presenta en forma de fragmentos de libros de las distintas épocas. Así pues nos enteramos de lo que se consideraba un acto sexual “inapropiado”, gracias a un fragmento de “Moral e Imperio” o de quiénes se consideran réprobos gracias a “Martillos de la fe”. Resulta interesante notar que es así como muchos de estos “fragmentos del futuro” están conformados por fragmentos de otros supuestos textos, lo que equivale a una suerte de “clin d’œuil” al lector.
    Si no temen mirarse al espejo de la humanidad, les recomiendo este libro, estoy segura que lo disfrutarán.

    LEAVE A REPLY

    Please enter your comment!
    Please enter your name here

    This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.