Escogiendo el nombre para una revista de ciencia ficción

    0
    143

    Agradecimientos: Santiago Oviedo, NM; Neil Clarke, Clarkesworld Magazine; Julia Rios, Strange Horizons.

    No existen reglas para ponerle el nombre a una revista, aunque sí algunas recomendaciones, más para efectos de mercadeo y difusión, que otra cosa.

    Lo más apropiado es que el nombre sea autoexplicativo, esto es, que muestre por sí solo de qué tipo de revista se trata, más aún cuando estamos hablando de una revista de género. También debería ser un nombre original, particular, curioso y fácil de memorizar. Son importantes la originalidad y la particularidad tanto para efectos de creación y registro de marca, dado que un nombre muy genérico podría dificultarnos la tarea de registros comerciales, si fuera la intención ofrecer productos anexos (antologías, camisetas, afiches, ect); como para evitar en el público la confusión con otras publicaciones o productos que tengan también nombres relativamente genéricos.magazine covers

    Nombres particulares, autoexplicativos y memorables tenemos muchísimos, ya sea en las revistas hispanoamericanas o en las anglosajonas: Alfa Eridiani, Axxón, Revista Próxima, Asimov’s, Amazing Stories. Cada una nos da una idea de los universos fantásticos y espaciales que contienen sus historias, así como se nos graban fácilmente.

    Puede o no haber una simbología o historia detrás del nombre de nuestra publicación. El nombre de la revista Strange Horizons (“Horizontes extraños”) tiene que ver, nos dice Julia Ríos, una de sus editoras , con el hecho de que la ciencia ficción y la fantasía son literaturas de exploración. Cosmocápsula tuvo su origen en querer hacer algo grande, como un viaje espacial, a partir de algo pequeño, como un transporte tipo cápsula; de allí que la idea fuera promover de la ciencia ficción colombiana, género con escasa difusión en el país, desde una pequeña publicación. La revista NM, derivó su nombre del fanzine original Nuevomundo; NM era en principio utilizado como un nombre corto para Nuevomundo en la sala editorial.

    Hay revistas cuyos nombres siguen parámetros totalmente distintos sin que esto afecte en absoluto su popularidad y memorabilidad. Un ejemplo es la revista Clarkesworld, que derivó su nombre del dominio Clarkesworld.com, usado originalmente para una página familiar del editor, Neil Clarke; posteriormente para una tienda digital de libros; y por “pereza”, dice el editor, finalmente se conservó para nombrar la revista.

    Siéntese y piense: ¿qué voy a publicar en mi revista? Escriba opciones, palabras, partes de palabras, mézclelas y deshágalas, escoja las favoritas, pronúncielas en voz alta. ¿Cuáles son las más sonoras y fáciles de recordar? ¿Cuántas contienen en sí mismas la escencia de la publicación? ¿Si la tuviera en una lista junto con otras publicaciones, la preferiría respecto a las otras juzgando sólo por el nombre?

    Cuando tenga listo el nombre, lo próximo será crear el logotipo y la imagen de la publicación, sobre lo cual espero tener un escritor invitado pues no tengo ni idea del tema. Claro, también está comprar el dominio pues, independientemente de si la publicación es física o digital, es escencial tener una presencia en línea.

    Hasta un pŕoximo post.

    LEAVE A REPLY

    Please enter your comment!
    Please enter your name here

    This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.