La ciencia ficción en Bolivia: Resumen histórico

    4
    2

    EL SOL TIHUANAKU

    Hasta fines del siglo pasado, no se tenían muchas referencias respecto al desarrollo de la ciencia ficción en Bolivia, y esto condujo a pensar falsamente sobre una carencia de obras de ciencia ficción en el ámbito literario boliviano. Miguel Esquirol Ríos e Iván Prado Sejas fueron los encargados de investigar al respecto, en distintos periodos, y encontraron un cúmulo de obras de ciencia ficción de autores bolivianos, y extranjeros con residencia en Bolivia.

    El cuento “El joven que subió al cielo”, recopilado por Jorge A. Lira y traducido por José María Arguedas, de cuentos quechuas, parece ser el primer relato que contiene elementos de ciencia ficción. En el citado cuento aparecen alienígenas que vienen a la Tierra, y luego el personaje principal logra viajar fuera del orbe. El relato tiene también elementos de narrativa fantástica. El primer relato corto de ciencia ficción escrito del cual se tiene referencia es el “Don Quijote en el siglo XX”(escrito en 1965 y publicado años después) de Oscar Alfaro dirigido a jóvenes y niños. En este relato aparece descrito un viaje en el tiempo. Otro cuento relevantes es “GROHUMO”(1968) escrito por Ernesto Camacho A., donde el autor explora las dimensiones del Multiverso y viajes en el tiempo.

    Periodo 1950-1999

    La primera novela de ciencia ficción de la que se tiene referencia es “Víctima de los siglos”(1955) de Armando Montenegro. En la historia, aparece un viaje hacia el futuro, y el personaje principal atraviesa una serie de peripecias en un mundo con grandes adelantos tecnológicos. Otra obra es “Zedar de los Espacios”(1975), de Ramiro Condarco Morales. Esta novela describe la vida de un viajero sideral que va por diferentes mundos en una aventura espacial. Por otro lado, Álvaro Pinedo publica “El Encuentro”(1967), un relato corto que cuenta sobre el encuentro de seres humanos con alienígenas en territorio boliviano. A fines de los setenta, Fernando Diez de Medina publica la novela “El Atlante y la Reina de Samos” (1979), donde se desarrolla una historia con una mezcla de ciencia ficción y narrativa fantástica. Finalmente, en la última década del siglo XX, se tiene a Hugo Murillo Benich que produjo cuentos de ciencia ficción como “Supraespacio”, “El Imperio de Wallallu”, y una serie de cuentos de ciencia ficción en el libro “OVNIs y extraterrestres en los Andes” (1991). Por otra parte, Fernando Aracena publicó la novela “Latinoamérica 2025” (1994) que fue la primera novela boliviana de ciencia ficción que se difunde de forma masiva por Internet. Es una obra que tiene elementos de ciberpunk.

    Entre los escritores extranjeros, con radicatoria en Bolivia, se tiene a Werner Pless, que publica la novela “Utopia 2487”(1989). El elemento relevante en la obra es la tecnología que posibilita el viaje en el tiempo. Asimismo, se tiene las obras de Harry Marcus que produjo obras dentro el género de la ciencia ficción y la fantasía. Se destacan: “El Abismo de Estrellas” (1977) y “Proyecciones” (1981).

    Periodo 2000-2013 (Siglo XXI)

    Esta fase resulta ser bastante fructífera en cuanto a la producción de obras de ciencia ficción. En la primera década, se publica “El Viaje”(2001) del escritor Rodrigo Antezana Patton. Esta novela trata de un conflicto post apocalíptico que emerge entre dos pueblos sobrevivientes. Por otra parte, Alison Spedding, inglesa, con radicatoria en el país, publicala novela “De cuando en cuando Saturnina”(2004). Esta es una obra singular con matices indigenistas, con elementos de ciberpunk y opera espacial. Posteriormente, son publicadas las obras de Iván Prado Sejas, como Las Amazonas, Poder y Gloria (2006), novela con elementos de ciencia ficción y narrativa fantástica; Crepúsculo en la Noche de los Tiempos (2008), novela de ciencia ficción, con historias imbricadas que tratan de aventuras de seres de Sirio y terrícolas, y; el libro de cuentos Los Sueños del Padre (2010), con relatos diversos, entre ellos sobre marcianos, terrimarcianos y terrícolas. En lo que respecta a cuento de ciencia ficción, se publica “Memorias de futuro” (2008) de Miguel Esquirol Ríos, que consta una serie de relatos, donde aparecen escenas distintos espacios y culturas, con elementos de ciberpunk. Por otro lado, se publica “La mujer que no se equivocaba” (2008) de Marcela Gutiérrez, con relatos de ciencia ficción donde aparecen alienígenas y portales dimensionales. Asimismo la editorial Correveidile publica una Antología de Ciencia Ficción y de Fantasía (2000) con cuentos diversos de varios autores.

    En la segunda década del siglo XXI, se da una mayor producción literaria en la ciencia ficción. El escritor Gonzalo Montero Lara, que publica Huellas de Luna (2011), libro de cuentos de ciencia ficción y narrativa fantástica y el Misterio de las Tres Tetillas (2012), novela que recupera una leyenda local dentro de un marco de ciencia ficción y fantasía; Miguel Lundin Peredo publica “Armaggedon Sphere X” (2011), “Un Pueblo llamado Dreamcast” (2011), “Fuga de Tropicalopolis” (2011), “Cyborgs,niños robots y tormentas eléctricas” (2012) y una serie de cuentos, donde introduce elementos del Ciberpunk; Sisinia Anze que publica “El Abrigo Negro” (2010), “La Clonación de Cristo” (2012) y Las Últimas Profecías (2013), tres novelas con tramas que combinan ciencia ficción y narrativa fantástica; Eduardo Ascarrunz publica el libro “El Salar de Maravilla” (2011) una novela que aprovecha los ambientes del salar de Uyuni para crear un relato fantástico; Dennis Morales edita Venus Reluciente (2012), novela de ficción dura; Anita Triveño publica “Sibelle para Benjamín” (2012) con elementos de fantasía y ciencia ficción; Iván Prado Sejas publica “Samay Pata: Al Rescate de los Selenitas” (2012), novela de ciencia ficción blanda. Y finalmente, rompiendo esquema tradicionales, Ronald Rodríguez gana el premio literario de Santa Cruz 2011 con “Hyperrealidad: El evangelio de las profundidades”, con un estilo moderno de Ciberpunk.

    Escritores de otros géneros

    Los escritores de otros géneros que incursionan en la ciencia ficción son: Edmundo Paz Soldán con el cuento “Reality Runner”, sus novelas “Sueños digitales” (2000) y “El delirio de Turing” (2003) con elementos de Ciberpunk; Miguel Ángel Gálvez que edita la novela La Caja Mecánica (2001), una historia fantástica de suspenso ; Giovanna Rivero, publica Tukzon: Historias colaterales (2008) y Helena 2022, (2012), cuentos y novela con relatos sobre alienígenas y viajes interdimensionales; Adolfo Cáceres Romero publica La Bella Durmiente (2009), cuento que resalta los efectos de un viaje en el tiempo; Biyú Suarez publica el libro de cuentos PARALELO 22 (2010) con relatos futuristas; Arturo Von Vacano publica cuentos de ciencia ficción como Selene viene (2009), y; Gonzalo Lema publica catorce relatos futuristas en su libro “Después de las Bombas” (2012).

    Ciencia ficción boliviana en Internet

    En la actualidad, la difusión por internet de la literatura de ciencia ficción y narrativa fantástica se realiza a través del blog “Ciencia Ficción y Fantasía en Bolivia”, desde 2009 y los coordinadores son Miguel Esquirol Ríos e Iván Prado Sejas. Asimismo, Rodrigo Antezana, Miguel Lundin, Miguel Esquirol e Iván Prado, publican artículos, comentarios y otros, sobre ciencia ficción a través del internet. Se crea en 2013 la Sociedad de Escritores de Narrativa Fantástica y Ciencia Ficción SUPERNOVA en la ciudad de Cochabamba, y reúne a escritores bolivianos que difunden sus trabajos a través de un blog. Asimismo, se edita la revista digital MULTIVERSO de literatura fantástica, dirigida y promocionada por SUPERNOVA.

    Iván Prado Sejas

    4 COMMENTS

    LEAVE A REPLY

    Please enter your comment!
    Please enter your name here

    This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.