La Universidad y la Ciencia Ficción (Segunda y última parte)

0
556

Captura

En el artículo anterior vimos los esfuerzos de la Universidad Autónoma de Nuevo León por promover la ciencia ficción en México ¿Pero cuál es el sentir de los universitarios sobre la ciencia ficción? ¿Qué piensan los estudiantes sobre este apasionante género literario?

El martes 28 de mayo de 2013 José Luis Aguirre Aguilar, estudiante de la carrera de Bibliotecología en la Facultad de Filosofía y Letras por la Universidad Autónoma de Nuevo León ganó el primer lugar en la categoría de Estudiantes Universitarios en el 4to. Concurso de Reseña de Libros convocado por la misma universidad por su trabajo “Mundos Perdidos del Norte”, reseña del libro “Mundos Remotos y Cielos Infinitos” libro antologado por su servidor donde se recopila la obra narrativa y poética de ciencia ficción de cerca de 40 autores nacidos o radicados en el estado de Nuevo León”. Su trabajo ganador se publicó en el periódico “Vida Universitaria” de la UANL. Aquí el Reproducimos con su permiso su texto.

Mundos remotos del Norte.

La ciencia ficción es una rara avis en la literatura mexicana, y más aún, en las literaturas regionales, como es el caso de la literatura del norte de México. Algo más interesante todavía, son los aportes que estas literaturas pueden ofrecer a un género que engloba muchos elementos, y que un buen número de veces ha sido redimensionado,  y refundado por autores no menos interesantes.

En esta antología (no la única en la historia de la literatura del género en Nuevo León, pero si la única asequible al lector en estos momentos) encontramos cerca de 60 cuentos  y alrededor de 50 páginas de poesía.

Podría decirse que el aporte de Mundos remotos y cielos infinitos a la literatura de Nuevo León, es en si la milagrosa aparición de la misma antología, porque al mostrar autores que escriben ciencia ficción donde por prejuicio se piensa que este género no se practica,  o lo que es peor aún, no se debe practicar, se hace hincapié en la gravedad de este prejuicio y ayuda a desterrarlo.

Así, a lo largo de sus 428 páginas encontramos cuentos diversos, anclados en premisas diversas, como entornos totalitarios que persiguen toda manifestación creativa de sus habitantes (ecos del big brother Orwelliano y el Bradbury de Fahrenheit 451), civilizaciones de otros mundos, distopías y en los momentos más logrados, cuentos que parecen poemas en prosa como “El Abuelo” de Juan Carlos Rodríguez Silva, y una pieza más extraña aún: una breve obra de teatro de Hernán Galindo.}

Como extra, una corta pero interesante antología dentro de otra: Poesía de ciencia ficción (si tal definición cabe, porque como lector uno solo espera leer poesía a secas de cualquier tema con gran calidad).

Tan acuciada la sociedad regiomontana por fantasmas, (por otra parte muy reales) como la violencia y laceración de sus comunidades (por medio de la pobreza, la falta de educación y empleo), pensaríamos que tenemos suficiente material para historias entrañables y profundamente humanas, pero lo que entrega la ciencia ficción por antonomasia es la sensación de algo nuevo. Al gastarse el discurso de un realismo tan inmediato y  a la mano de cualquier ciudadano del estado, las formas y temas de las obras literarias se tornan manidos y viciados. Nadie quiere otra novela de triller político, contenido social sin misterio, o la enésima novela sobre el narco.

Mundos remotos y Cielos infinitos cumple con las sospechas de que en el norte no todo es norte, también es otros puntos cardinales un tanto escondidos u ocultos en su totalidad. Ya lo anticipaban obras como las de Patricia Laurent Kullick, el extraño, casi absurdo realismo de David Toscana, y más actualmente Gabriela Torres Olivares, Luis Panini, Norma Yamille Cuéllar (antologada en esta obra) y otros. Una ciudad cosmopolita, capaz de voltear a otros cielos infinitos late debajo (o a un lado) de esa otra ciudad que sale en los noticieros y periódicos, y que nos azora con el dolor que nos inflige. Pero soñar con mundos remotos también es una cura para el dolor, una cura no menor porque ofrece la capacidad de reinventarse por dentro, y eso, eso justamente es lo que necesita la ciudad.

Enlace del acta del jurado: http://www.uanlmexico.mx/eventos/cultural/premiacion-del-4to-concurso-de-resena-de-libros-uanl.html.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.